Archive | February, 2016

La dictadura de la mediocridad

27 Feb

Societat Anònima

envidia

Estoy harto. Qué queréis que os diga. Estoy muy harto. Ya no soporto la dictadura de la mediocridad. Nos tiene encadenados a lo políticamente correcto y lo políticamente correcto, precisamente, constituye uno de los principales males de nuestra sociedad. Hay temas que no se pueden tocar, se han convertido en tabúes sociales que algún día deberíamos superar. Y uno de estos temas es la incultura. Vaya por adelantado que no me considero una persona culta. No lo soy. No soy capaz de hablar de muchos temas más de cinco minutos seguidos. Es cierto. No, no soy una persona culta. Tengo muchas lagunas. Y, sí, he tenido suerte porque mi generación tuvo acceso a la educación. Y, sí, en mi defensa también he de decir que me he pasado muchas horas hincando codos, leyendo, visitando museos y exposiciones, viendo películas y obras de teatro, para que esas lagunas no me hagan…

View original post 723 more words

Joaquín Sabina y el arduo aprendizaje del respeto

16 Feb

Societat Anònima

sabinaEstimado, o no, Joaquín:

Resulta curioso comprobar cómo la vida nos va haciendo a todos (a unos más que a otros) conservadores, reaccionarios y adictos al egotismo como tabla de salvación existencial. Las luchas que antaño nos hicieron parecer de izquierdas, las utopías escritas en versos cantados y los sueños vertidos en barras de bar a altas horas de la madrugada, ahora son una triste mueca, una impostura ridícula. Respeto. Me encanta que hables de respeto cuando una frase después calificas el proceso independentista catalán de “aldeanismo identitario”. Es una concepción muy particular del respeto. Casi tanto como que te llenes la boca criticando a aquellos a los que cada vez te pareces más.

La fama es una puta mierda. Te lo digo esperando que no lo interpretes como una falta de respeto. Porque el respeto es tan maleable como una canción tramposa o un estribillo pegadizo. La fama sitúa…

View original post 177 more words

Salvador Sostres: malalt d’odi

14 Feb

No benvolgut Salvador @sostresarticulo:

He llegit el que has escrit a l’ABC sobre la Muriel Casals i vull compartir-ho amb els lectors d’aquest blog:

“Muriel Casals soñaba con ser heroína y mártir de la Cataluña liberada, y acabó atropellada por una bicicleta en Urgel/Provenza siendo además el único e improbable caso en que un ciclista no era el culpable en la reciente Historia de España”. Després afegeixes: “las circunstancias mundanas de su muerte contrastan con la épica con que desafió a España, en un inevitable paralelismo entre la grandilocuente retórica del llamado «proceso» secesionista y sus aterrizajes tan forzados, y tan ridículos, en la realidad”.

Estàs malalt. Molt malalt. Extremadament malalt. Malalt d’odi, d’inhumanitat. Malalt d’aquella estranya força que ens allunya de qualsevol possibilitat de conviure en societat. Estàs realment fotut. Molt fotut. Extremadament fotut.

Muriel era una dona de 70 anys que va tenir un accident i a partir del qual, dissortadament, ha mort. Ens ha deixat un ésser viu, una persona. I no posaré en una balança el que ha fet ella per la societat i el que has fet tu perquè seria insultar la intel·ligència de qui està llegint aquest text. Simplement et diré que tu ja t’has mort. Fa temps. Fa molts anys que, per iniciativa pròpia, vas decidir que sobraves en aquesta societat i que series un mort en vida, un espectre que apareix per vomitar paraules d’odi i que després es fa invisible en una vida sense mèrits, sense somnis, sense lluita.

Tots ens morim. Tots duem la data de caducitat en l’envàs. Es tracta, però, de sincronitzar d’alguna manera la nostra mort biològica amb la nostra mort com a éssers humans o, inclús, d’allargar al màxim la nostra vida com a éssers humans després la mort biològica. Perquè quan hom dedica la vida a no fer de l’odi la seva benzina vital, s’apropa molt a la possibilitat d’evitar la mort dels records que perviuen, mitjançant fets i paraules, en aquells que ens han estimat. Al final, es tracta de fer-se estimar per aquells que saben estimar i no per aquells que l’únic que han aprés durant la seva existència biològica és a odiar. I dic “existència biològica” perquè la vida és una altra cosa. La vida no té res a veure amb allò que has decidit que sigui la teva presència al món.

Tu ja estàs mort. Fa temps. Ets un zombi d’allò que una vegada es va dir periodisme i que en aquest país ha fet de les paraules una cruel paròdia de sí mateix. Ara ja només et queda esperar la mort biològica i fer bona la frase de Tàcit: “una mort honrada és millor que una vida de vergonya”.

Societat Anònima

ssostres_560x280No benvolgut Salvador:

He llegit el que has escrit a l’ABC sobre la Muriel Casals i vull compartir-ho amb els lectors d’aquest blog:

“Muriel Casals soñaba con ser heroína y mártir de la Cataluña liberada, y acabó atropellada por una bicicleta en Urgel/Provenza siendo además el único e improbable caso en que un ciclista no era el culpable en la reciente Historia de España”. Després afegeixes: “las circunstancias mundanas de su muerte contrastan con la épica con que desafió a España, en un inevitable paralelismo entre la grandilocuente retórica del llamado «proceso» secesionista y sus aterrizajes tan forzados, y tan ridículos, en la realidad”.

Estàs malalt. Molt malalt. Extremadament malalt. Malalt d’odi, d’inhumanitat. Malalt d’aquella estranya força que ens allunya de qualsevol possibilitat de conviure en societat. Estàs realment fotut. Molt fotut. Extremadament fotut.

Muriel era una dona de 70 anys que va tenir un accident i a partir del…

View original post 309 more words

La catalanofobia hasta en Spotify

13 Feb

Societat Anònima

spotify copy

Estimada, o no, Ana:

No soy Grissom pero puedo sospechar que el hecho de que el catalán se haya colado en tu cerebro, con la forma de una cuña publicitaria, no te ha provocado un derrame cerebral. En el luctuoso caso de que tu cerebro hubiese autoimplosionado, derramando tus prejuicios y tus fobias por el entorno en el que te encontrases durante la escucha, hubieses sido incapaz de escribir ese tweet cargado de intolerancia. Por eso no debes preocuparte. El catalán no es perjudicial para la salud y menos durante 30 segundos. Que te suban las pulsaciones y tengas taquicardias producto de tu odio sí que puede resultar dañino. Acumular mala leche puede comportar aislamiento social y dolores de cabeza por la manifiesta incapacidad de entender la diversidad lingüística.

En Spotify escucharás canciones en inglés, francés, alemán, italiano, holandés, ruso y hasta de Kiko Rivera, al que nadie entiende cuando…

View original post 89 more words